Header image  
CONTAMOS CON UNA EXCELENTE RED DE DISTRIBUCION A LO LARGO DE TODO CHILE  
  HOME ::
   
 
SOBRE EL RIEGO Y LOS SISTEMAS
 

 

large product photo

 

 

 

large product photo

 

 

 

 

large product photo

 

 

 

 

large product photo

 

 

 

 

large product photo

 

 

 

large product photo

 

 

 

 

large product photo

 

 

 

 

large product photo

 

 

 

 

 

 

   

El riego consiste en aportar agua al suelo para que los vegetales tengan el suministro que necesitan favoreciendo así su crecimiento. Se utiliza en la agricultura y en jardinería.

Métodos

Los métodos más comunes de riego son:
* Por arroyamiento o surcos.
* Por inundación o sumersión, generalmente, en bancales o tablones aplanados entre dos camellones.
* Por aspersión. El riego por aspersión rocía el agua en gotas por la superficie de la tierra, asemejándose al efecto de la lluvia
* Por infiltración o canales.
* Por goteo o riego localizado. El riego de goteo libera gotas o un chorro fino, a través de los agujeros de una tubería plástica que se coloca sobre o debajo de la superficie de la tierra.
* Por drenaje.

El método principal de entrega de agua al campo (para cerca del 95 % de los proyectos en todo el mundo) es el riego por inundación o de surco. Otros sistemas emplean aspersores y riego de goteo. Aunque sean técnicas relativamente nuevas, que requieren una inversión inicial más grande y manejo más intensivo que el riego de superficie, el riego por aspersión y el de goteo suponen una mejora importante en la eficiencia del uso del agua, y reducen los problemas relacionados con el riego.

Riego localizado
Una manera moderna de regar, es la utilización de los métodos de riego por goteo y microaspersión (riego localizado), que consiste en la aplicación del agua al suelo en forma localizada, es decir, sólo se moja una zona restringida del volumen radicular. Estos métodos son apropiados para zonas donde el agua es escasa, ya que su aplicación se hace en pequeñas dosis y de manera frecuente, consiguiendo con esto un mejor control de la aplicación del agua y algunos otros beneficios agronómicos.

El riego localizado se empezó a ensayar en Alemania en 1860 y en Estados Unidos en 1918, mediante tuberías porosas o perforadas enterradas. El sistema resultó caro por el tipo de tuberías que se empleaban y presentaba problemas de obstrucción, porque las raíces de las plantas acababan taponando las salidas.

Puede afirmarse que el riego localizado tal como se conoce en la actualidad, empezó en Inglaterra, después de la Segunda Guerra Mundial, en invernaderos, semilleros y jardinería, utilizándose microtubos como emisores.

Sin embargo, es en la década de los sesenta, en Israel, cuando se inicia su expansión, tras el perfeccionamiento de las técnicas de extrusión e inyección de los plásticos, Medina (1979).

Así, Israel fue uno de los países pioneros de la investigación y desarrollo de este tipo de riegos para sus zonas áridas, semiáridas y desérticas. Simultáneamente se investigó en Italia, Inglaterra, Francia y Estados Unidos, llegándose a buenos resultados, saltando de la etapa experimental a la fase de expansión agrícola, Rodríguez (1982).

El riego localizado supone una mejora tecnológica importante, que contribuirá por tanto, a una mayor productividad. Implica un cambio profundo dentro de los sistemas de aplicación de agua al suelo que incidirá también en las prácticas culturales a realizar, hasta el punto que puede considerarse como una nueva técnica de producción agrícola.

Características
Sus principales características son:
* El agua se aplica al suelo desde una fuente que puede considerarse puntual, se infiltra en el terreno y se mueve en dirección horizontal y vertical. En esto difiere sustancialmente del riego tradicional en el que predominan las fuerzas de gravedad y por tanto el movimiento vertical.
* No se moja todo el suelo, sino solamente una parte del mismo, que varía con las características del suelo, el caudal del emisor y el tiempo de aplicación. En esta parte húmeda es en la que la planta concentrará sus raíces y de la que se alimentará.
* El mantenimiento de un nivel óptimo de humedad en el suelo implica una baja tensión de agua en el mismo. El nivel de humedad que se mantiene en el suelo es cercano a la capacidad de campo, lo cual es muy difícil conseguir con otros sistemas de riego, pues habría que regar diariamente y se producirían encharcamientos y asfixia radicular.
* Requiere un abonado frecuente, pues como consecuencia del movimiento permanente del agua en el bulbo, puede producirse un lavado excesivo de nutrientes.
* Utiliza pequeños caudales a baja presión.
* Se opera con la frecuencia necesaria para lograr un alto contenido de humedad en el suelo (riego de alta frecuencia).

Sistemas
Los sistemas de riego pueden incluir los siguientes equipos e infraestructura:
* Embalses con represa o reservorios;
* Balsas de agua
* Obras de toma o derivación;
* Pozos, estaciones de bombeo, canales, acequias para transportar el agua (incluyendo el drenaje);
* Sistemas de distribución para el riego por goteo y por aspersión.

Actualmente, se realiza el riego por aspersión o goteo, completados con sistemas informatizados que regulan la cuantía, humedad ambiente y fertilización del suelo. El sistema goteo es muy apropiado para los lugares donde hay escasez de agua.

Para implantar un sistema eficiente de riego deben ser consideradas cuidadosamente las relaciones Agua-planta y Agua-suelo.

Fuentes del agua
El agua de riego se obtiene de: ríos, lagos, pozos o corrientes continuas de agua naturales, de estaciones depuradoras de aguas residuales, por procesos de desalinización del agua del mar y, en menor medida, de lagos salados, que poseen el riesgo de salinizar las tierras, estaciones depuradoras y trasvases de agua procedentes de otras cuencas. Se distribuye por acequias o por tuberías a presión.

También puede ser obtenida de embalses que acumulan las corrientes discontinuas de agua procedentes de la lluvia.

Técnicas de elevación
En los sistemas más tradicionales, desde las corrientes el agua se eleva hasta la altura de los campos mediante una noria, rueda con unos recipientes colgados, denominados cangilones, que vierte el agua en una acequia más elevada. También se hace así en los pozos, y la noria se mueve por tracción animal, burro o mula.

Actualmente para los mecanismos de elevación del agua en las zonas desarrolladas se utilizan otros sistemas de bombeo que consisten, en primer lugar, en perforar la tierra con sondeos de pequeño diámetro, 60, 70 y hasta 80 cm, abiertos con medios mecánicos. Los pozos tradicionales excavados a mano tienen diámetros mayores, desde 1,20 m. hasta 5 ó 6 m., o, en casos excepcionales, aun mayores. Alcanzada el agua subterránea, se introduce por el sondeo una tubería de diámetro algo menor en cuyo extremo inferior va una bomba que queda sumergida en el agua. La bomba puede utilizar energía eólica o bien, energía eléctrica. En este caso, unos cables alimentan a la bomba, que eleva el agua hasta la superficie.

Con las bombas eléctricas pueden alcanzarse acuíferos más profundos que con los pozos tradicionales, en los que es difícil y peligroso pasar de los 20 m. Se ha perforado hasta más de 1000 m. para agricultura.

Ventajas de los sistemas de riego presurizados
* Ahorro de mano de obra. Esto ocurre debido a que el sistema generalmente es automatizado o semiautomatizado.
* Posibilidad de regar en cualquier tipo de topografía y espesores pequeños de suelo Control adecuado de la aplicación y la distribución del agua en el suelo. Posibilidad de usar aguas con alto contenido de sales.
* No existe interferencia a causa de los vientos, como en el sistema de riego por aspersión.
* Se eliminan completamente los canales y acequias de distribución usadas en riego por gravedad y se aumenta la superficie útil.
* Del riego localizado se obtienen algunos beneficios agronómicos, tales como:
* Se facilita el control de las malas yerbas en el terreno, debido a que hay partes del mismo que no se mojan.
* Aumento en la producción y calidad de los frutos, ya que se mantiene un bajo esfuerzo de humedad del suelo durante todo el ciclo del cultivo.
* Riego continuo del cultivo durante un tiempo prolongado sin que esto traiga problemas de asfixia radicular.
* Fertilización a través del agua de riego, aumentando la eficiencia, la localización y dosis de los abonos. De esta misma manera se pueden aplicar otros agroquímicos.
* Permite realizar, simultáneamente al riego, otras labores culturales, ya que al haber zonas secas, no se presenta obstáculo para desplazarse sobre el terreno.
* Evita la lixiviación de los nutrientes del suelo y el control sanitario se reduce notablemente.

 

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Riego